Federico García Lorca

La Lola

 Poema siguiente



Amparo
¡qué sola estás en tu casa
vestida de blanco!

(Ecuador entre el jazmín
y el nardo).

Oyes los maravillosos
surtidores de tu patio,
y el débil trino amarillo
del canario.

Por la tarde ves temblar
los cipreses con los pájaros,
mientras bordas lentamente
letras sobre el cañamazo.

Amparo,
¡qué sola estás en tu casa,
vestida de blanco!

Amparo,
¡y qué difícil decirte:
yo te amo!

Poema siguiente 

 Volver a
Federico García Lorca

Comentarios1

  •  
    Andrés Mª Espectacular belleza de poema por su sencillez, apoyándose en escenarios naturales, que le dan más cercanía. Un ritmo envidiable con un perfecto cierre.
    El Poeta del Amor
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.