Julio César Aguilar

El florecido sueño

 Poema siguiente

En la fertilidad de tus manos inacabables
puse anoche a dormitar el sueño
más largamente soñado,
y ya ves ahora, mano tan abierta,
cómo de tus costados, poco a poco,
lúcidamente va enraizándose,
dando al aire su aromada luz
que apenas se irradia.

No ráfagas de amor es lo que pide el beso,
sino habitar en tus manos
que son mis manos:
claridad de la luz en la luz,
labios del amor verdadero;
y en la perfección de tu magnífica mano
darle dichoso a los días
un tiempo que sea mi tiempo,
siempre eterno de amaneceres
igual al sol de la vida.

El florecido sueño tiene el sabor de tus manos,
y tus manos saben a lo que sabe la fruta
cuando madura bajo las manos de Dios.

Poema siguiente 

 Volver a
Julio César Aguilar

Comentarios2

  •  
    maria clementina belísimo ,me ha encantado este poema,gracias
  •  
    Mary Lou Muy bello, gracias.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.