Juan Guzmán Cruchaga

Canción

 Poema siguiente

Alma, no me digas nada,
que para tu voz dormida
ya está mi puerta cerrada.
Una lámpara encendida
espero toda la vida tu llegada.

Hoy...
la hallarás extinguida.

Los fríos de la otoñada
penetraron por la herida
de la ventana entornada.
Mi lámpara estremecida
dio una inmensa llamarada.

Hoy...
la hallarás extinguida.

Alma...no me digas nada
que para tu voz dormida
ya está mi puerta cerrada.

Poema siguiente 

 Volver a
Juan Guzmán Cruchaga

Comentarios1

  • franciskithax_xx kmuy bonito el poema pa too los ke lo ven leanlo se inspiuraran xao un beso los kero

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.