Juan Domingo Argüelles

Otra vez, al lector

 Poema siguiente

Tú me pedías poesía
como quien frutos desespera
del olmo viejo del camino.
Cada mañana amanecía
y el árbol peras no arrojaba.
Cuando vivir no es necesario
escribe el cerdo, lee el puerco
y se emocionan los marranos.
Escucha bien: no hay moraleja:
es otra voz la poesía.

Poema siguiente 

 Volver a
Juan Domingo Argüelles

Comentarios1

  •  
    PETALOS DE NOCHE -inquietante-
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.