Josu Landa

Nuestro peral de San Juan

 Poema siguiente



Regalar abundantemente
y no decir ni pío...

Aquél era,
en verdad,
el que muy bien podría llamarse
árbol de la ciencia.

Poema siguiente 

 Volver a
Josu Landa