José Zacarías Tallet

La rumba

 Poema siguiente

¡Zumba, mamá, la rumba y tambó!
¡Mabimba, mabomba, mabomba y bomgó!

¡Zumba, mamá, la rumba y tambó!
¡Mabimba, mabomba, mabomba y bomgó!

¡Cómo baila la rumba la negra Tomasa!
¡Cómo baila la rumba José Encarnación!

Ella mueve una pierna, ella mueve la otra,
él se estira, se encoge, dispara la grupa,
el vientre dispara, se agacha, camina,
sobre el uno y el otro talón.

¡Chaqui, chaqui, chaqui, charaqui!
¡Chaqui, chaqui, chaqui, charaqui!

Las ancas potentes de niña Tomasa
en torno de un eje invisible,
como un reguilete rotan con furor,
desafiando con rítmico, lúbrico disloque,
el salaz ataque de Ché Encarnación:
muñeco de cuerda que, rígido el cuerpo,
hacia atrás el busto, en arco hacia’lante
abdomen y piernas, brazos encogidos
a saltos iguales de la inquieta grupa
va en persecusión.

Cambia e’paso, Cheché; cambia e’paso, Cheché.
Cambia e’paso, Cheché; cambia e’paso, Cheché.

La negra Tomasa, con lascivo gesto,
hurta la cadera, alza la cabeza,
y en alto los brazos, enlaza las manos,
en ellas reposa la ebónica nuca
y, procaz, ofrece sus senos rotundos,
que, oscilando, de diestra a siniestra,
encandilan a Chepe Chacón.

¡Chaqui, chaqui, chaqui, charaqui!
¡Chaqui, chaqui, chaqui, charaqui!

Frenético el negro se lanza al asalto
y, el pañuelo de seda en sus manos,
se dispone a marcar a la negra Tomasa,
que lo reta, insolente, con un buen vacunao.
“¡Ahora!”, lanzando con rabia el fuetazo,
aúlla el moreno. (Los ojos son ascuas, le falta la voz
y hay un diablo en el cuerpo de Ché Encarnación).
La negra Tomasa esquiva el castigo
y en tono de burla lanza un insultante
y estridente “¡No!”
y, valiente se vuelve y menea la grupa
ante el derrotado José Encarnación.

¡Zumba, mamá, la rumba y tambó!
¡Mabimba, mabomba, mabomba y bomgó!

Repican los palos,
suena la maraca,
zumba la botija
se rompe el bongó.

Y las cabezas son dos cocos secos
en que alguno con yeso escribera,
arriba, una diéresis, abajo un guión.
Y los dos cuerpos de los dos negros
son dos espejos de sudor.

Repican las claves,
suena la botija,
se rompe el bongó.

¡Chaqui, chaqui, chaqui, chariqui!
¡Chaqui, chaqui, chaqui, chariqui!

Llega el paroxismo, tiemblan los danzantes
y el bembé le baja a Chepe Cachón;
y el bongó se rompe al volverse loco,
a niña Tomasa le baja el changó.

¡Piqui-tiqui-pan, piqui-tiqui-pan!
¡Piqui-tiqui-pan, piqui-tiqui-pan!

Al suelo se viene la niña Tomasa,
al suelo se viene José Encarnación;
y allí se revuelcan con mil contorsiones,
se les sube el santo, se rompió el bongó.
¡Se acabó la rumba, con-con-co-mabó!
¡Pa-ca, pa-ca, pa-ca, pa-ca, pa-ca!
¡Pam! ¡Pam! ¡Pam!

Poema siguiente 

 Volver a
José Zacarías Tallet

Comentarios9

  • carlos leal innvoador sentí que debía moverme a la hora de leer este poema. tiene vida. felicitaciones
  • Nunca estuve en Cuba, pero me traté mucho tiempo con cubanos blancos, hay una diferencia especial que tiene que ver como nó con la racial, el blanco es más religioso el negro más supertiscioso, aunque yo puesto a creer creo más en una santeria que en una religión donde se condene la brujeria.
  • Delfina Acosta MUCHO RITMO !!!
  • Héctor M González Pacheco Montes. Hermosa poesía lúdica, nos permite ver en sus versos, la música, el ritmo que encierra, verdadera canción al alma, bella y comunica la alegría del alma del autor.
  • zulma sandoval bonito poema me hizo bailar un momento.... transmite alegria me encanta.
  • miguel angel Ritmica poesia que nos recuerda lo hermoso de la cultura afro. Es un poema esquisito que inspira a querer danzar.
  • Teresalba Buenas tardes a todos. Me encantó la forma en que relata esta danza, uno lée y se va metiendo en el momento y las sensaciones... ¿Hay acaso ritual más bello antes de un acto amoroso que la danza, donde uno provoca, se acerca, se aleja y con la altivez de quien domina el momento, atráe al otro lo reduce para luego entregarse completamente? Verdaderamente que inspira a danzar y mucho más...
  • OMAR Hola a todos:

    la poesia de este autor oscila entre lo carnavalesco y la danza ritual, cosa que hace que su lectura tenga una magia y encanto unico, como de baile, como de movimiento.
    [email protected]
  • [email protected] la llamada poesia negra (llamada asi por ser tipica de esta genta) tan llena de ritmo impregnada da sus tradiciones y (como el blues) usada como aliciente de sus penas su poesia y toda en general es mejor anestesia y forma de escape y gozo k casi cualquier cosa mundana o no?

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.