José Watanabe

El maestro de kung fu

 Poema siguiente

Un cuerpo viejo pero trabajado para la pelea
madruga y danza
frente a los arenales de Barranco
Se mueve como dibujando
una rúbrica antigua, con esa gracia, y
sin embargo, está hiriendo, buscando el punto
de muerte
de su enemigo, el aire no, un invisible
de mil años.
Su enemigo ataca con movimientos de animales
agresivos
y el maestro los replica
en su carne: tigre, águila o serpiente van sucediéndose
en la infinita coreografía
de evitamientos y desplantes.
Ninguno vence nunca, ni él ni él,
y mañana volverán a enfrentarse.
-Usted ha supuesto que yo creo a mi adversario
cuando danzo- me dice el maestro.
Y niega, muy chino, y sólo dice: él me hace danzar a mí.

Poema siguiente 

 Volver a
José Watanabe

Comentarios1

  • Teresalba Es verdad, que si no tomamos conciencia, y olvidamos aunque perdamos, es nuestro adversario quien nos marca el ritmo.

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.