José Miguel Ullán

Ardicia (V)

 Poema siguiente

          Si la mano va y pierde la cabeza y, en un doble ademán de supresión, rompe la flecha y borra el blanco, ciérrase luego sobre el gran reloj, sangra y se ofrece al vilipendio abyecto, nada esperes que iguale esta pasión, Teoría.
           A todo lo demás diles que bueno.

Poema siguiente 

 Volver a
José Miguel Ullán