José Asunción Silva

CÁPSULAS

 Poema siguiente


El pobre Juan de Dios, tras de los éxtasis
del amor de Aniceta, fue infeliz.
Pasó tres meses de amarguras graves,
y, tras lento sufrir,
se curó con copaiba y con las cápsulas
de Sándalo Midy.

Enamorado luego de la histérica Luisa,
rubia sentimental,
se enflaqueció, se fue poniendo tísico
y al año y medio o más
se curó con bromuro y con las cápsulas
de éter de Clertán.

Luego, desencantado de la vida,
filósofo sutil,
a Leopardi leyó, y a Schopenhauer
y en un rato de spleen,
se curó para siempre con las cápsulas
de plomo de un fusil.

Poema siguiente 

 Volver a
José Asunción Silva

Comentarios1

  •  
    Noche azul Juan de Dios... Efímero soñador.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.