Jorge Robledo Ortiz

Qué horrible es el olvido

 Poema siguiente

¡Qué horrible es el olvido!
Ver la mujer amada
Y no sentir que el alma
Se curva de dolor.
Cuando cerca a su nombre
No nos punza la espina,
Ya no vale la pena
Nuestra estéril canción.

¡Qué horrible es el olvido!
Saber que la quisimos
Y que sigue en la sangre
Sin producir dolor.
Cuando nos resignamos
A vivir con su ausencia,
Es porque ha envejecido
Por dentro el corazón.

Y entonces, ya la vida
No vale una canción.

Poema siguiente 

 Volver a
Jorge Robledo Ortiz