Herib Campos Cervera

Balada para los árboles ausentes.

 Poema siguiente

Por el camino de plata
- confudido entre penumbras -
vinieron ocho asesinos
con hachas recién fundidas.

Sobre el filo sin herrumbres
pasa el viento de la noche
y abraza luego el follaje
para decirle, en secreto,
que vienen ocho asesinos
con hachas recién fundidas.

¡Cómo tiritan las nubes!
¡Oh, Dios mío, cómo lloran
las estrellas y los pájaros!
¡Cómo lo noche inocente
quiebra su voz de silencios
y su música de plata!

Se desnudaron el torso;
miraron de abajo a arriba
y entre la fiesta del verde,
cada cual marcó su crimen.
Alto al cielo subieron
los hierros recién fundidos;
y al bajar volvían rugiendo
por las bocas de sus filos;
ni las nubes, ni los pájaros
pudieron dejarlos ciegos.

El follaje se estremece
como si fuera a morirse;
las estrellas tienen frío
de ver el hierro desnudo
y el agua del alba viene
para llorar con la luna.

Huyeron los asesinos
con sus hachas como espejos
los pájaros ya no tienen
donde colgar sus canciones.

El viento se va en sollozos
llevando sus hojas muertas,
mientras lo noche de plata
quiebra su voz de silencios
y su música de lunas.

Cuando fue otra vez el día,
la presencia de una ausencia
lloraba el sol su tristeza
de cicatriz desolada.

Poema siguiente 

 Volver a
Herib Campos Cervera

Comentarios3

  •  
    luz Excelente!! ...en filigranas de palabras nos refleja la triste realidad de homicidas y depredadores de bosques,...nos levantamos con voz rugiente a defender cada árbol de su patrimonio.
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Precioso poema. Encantadores tropos.
    Gracias por compartirlo.

    Rafael.-
  •  
    Elsy Alpire Vaca Bello poema que da gusto leer, gracias.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.