Prólogo (El libro de Lilit)

Guadalupe Grande

 Poema siguiente



          Estas ruinas que una vez fueron carne y voz
          están hoy abandonadas a nuestro cuidado
          somos los responsables de su eternidad




Después de cocinar el adobe
llegó la alegría de los muros
y el aliento de las ventanas

caía la tarde
como por la cuchara resbala la miel
atardecía despacio
dándonos tiempo para entender la noche
descendían las horas
en la desnudez del aire
el viento aromaba las sombras
caída la tarde

              el miedo no tenía nombre

Ver métrica Poema siguiente 

 Volver a Guadalupe Grande
Llevate gratis una Antología Poética y suscribite a Poemas del Alma ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos Novedades semanales