Franz Tamayo

Habla Olimpo

 Poema siguiente

Yo fui el orgullo como se es la cumbre,
Y fue mi juventud el mar que canta.


No surge el astro ya sobre la cumbre?
Por qué soy como un mar que ya no canto?


No rías, Mevio, de mirar la cumbre
ni escupas sobre el mar que ya no canta.


Si el rayo fue, no en vano fui la cumbre,
Y mi silencio es más que el mar que canta.

Poema siguiente 

 Volver a
Franz Tamayo

Comentarios1

  •  
    el poeta del abismo Muy buen poema.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.