Francisco Morales Santos

Madre, nosotros también somos historia (III)

 Poema siguiente

Si una espiga hay en el campo,
una espiga que de alta da alivio al horizonte,
una espiga que no tranza jamás con huracanes
y es una espiga roja,
que a nadie quepa duda que tú eres,
que no importe si muestras las mejillas
preñadas por el fuego y el sol de marzo a mayo.


Cuán grato es encontrar en tu matiz de terracota
la luz inacabable que extendiste como un manto
sobre mi práctica de niño.
No es posible olvidar que en prolongados inviernos y penumbras
arrojabas al fuego nuestro espanto,
pues tus palabras tenían claror de pirotecnia,
lo alumbraban todo,
lo arrullaban todo.

A veces cuando había desánimo en el frente
del juego y los deberes
o cuando atrincherado en mi edad golpeaba el talón de tu paciencia,
no tenías ningún inconveniente en evocar tu infancia,
breve, ineficaz infancia
amputada a los once años
-edad de las sorpresas del físico y del mundo-,
amputada por padrinos tremendamente crueles
a quienes terminaste llamándolos patronos.

Me costaba entender este atropello, no así soltar el llanto
en el pozo profundo de tu memoria.

Cómo quise beber esos vinagres, cargar con esos días,
creer que me enseñabas a contar ficciones.
Nada fue de película. Todito fue tan cierto
como que hoy pienso en ti en dimensión de universo.
Tú estabas entre los elegidos para abrir con furia
los senos de la tierra, los senos duros y viejos de la tierra,
pedirle horas extras a la luz del día
y tomar media ración de sueño.
Fue así como nos diste pan remojado en pena.

Para disimularlo, madre, tenías una gracia que es de antología.

Poema siguiente 

 Volver a
Francisco Morales Santos

Comentarios8

  •  
    miguel h garcia Muy hermoso este poema distinguido poeta Francisco:
    Este es el verdadero amor; que todos los mortales debemos tener por el este ser tan maravilloso. Nos sembró en su vientre e hizo germinar su amorosa semilla y con su inmenso cuidado y dedicación nos fue moldeando como el artista va creando su gran obra de arte.
    Felicitaciones y gracias por revivir mi infancia.
    Miguel h.
  •  
    Elsy Alpire Vaca Bello poema, muchas gracias.
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Excelsas letras de èste reconocido y relevante escritor guatemalteco: Francisco Morales Santos. Quien en 1998 fuera distinguido con el "Premio Nacional de Literatura Miguel Angel Asturias"
    Morales Santos nació el 4 de octubre de 1940, en Ciudad Vieja, Antigua Guatemala, en el departamento de Sacatepéquez, Guatemala.
    Junto a Luis Alfredo Arango, Julio Fausto Aguilera, Delia Quiñónez de Tock, Antonio Brañas, José Luis Villatoro y Roberto Obregón, Morales Santos fue miembro fundador del grupo Nuevo Signo.

    Felicitaciones

    Rafael Mèrida Cruz-Lacano
    "Hombre de Maìz" Guatemala 2009
    Premio Iberoamericano, 2010, USA.
    Premio SELAE, 2011. Italia.
  •  
    Cedro Muy bello, gracias por compartir.
  •  
    El Ángel Solitario Bello que llega al alma

    gracias
  •  
    felipe gonzalez mer Supremo poema.

    Madres maravillosas del mundo,
    todo lo dan por los hijos,
    toda madre es historia,
    dolor que no siente,
    por los hijos que alimenta,
    trabajo agotador que no la rinde,
    da la vida por los críos,
    que le dio el gran Dios,
    para seguir haciendo historia...
  •  
    yosoyelquesoysiempre Buena cátedra poética. Cuando el bardo sabe que tiene un reto con la pluma y el estro lo acompaña, el resultado es sublime.

    Condorandino.
  •  
    Arturo Segreda Mena Esos poemas le sacuden el alma por su vigor y por el recuerdo que hace de su madre, que belleza, cuanta lucha y cuantas lágrimas derramadas.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.