Francisco Álvarez

TUS MANOS

 Poema siguiente


Ah, las manos, tus manos, cómo extraño
la suavidad, la firme contextura,
su roce de caderas y cintura,
y los sondeos íntimos del baño.

Intento duplicar cada peldaño
trepando palmo a palmo mi estatura,
y al ver que no eres tú quien lo procura
me siento causa de mi propio engaño.

Vuelvan tus manos, ráfagas febriles,
a alborotar mis senos juveniles,
a suscitar sobre mi piel temblores.

Toca, acaricia, explora, roza, exprime,
que el cuerpo clama cuando el alma gime,
y mis gemidos son desgarradores.

Poema siguiente 

 Volver a
Francisco Álvarez

Comentarios2

  •  
    Dorotii Qué manera tal sutil como me ha desgarrado este poema. Me ha gustado muchísimo.
  •  
    Nhylath ¡... y que manos!... Me encantó este poema!.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.