Fernando Pessoa

Abdicación

 Poema siguiente

Tómame, oh noche eterna, en tus brazos
y llámame hijo.
Yo soy un rey
que voluntariamente abandoné
mi trono de ensueños y cansancios.

Mi espada, pesada en brazos flojos,
a manos viriles y calmas entregué;
y mi cetro y corona—yo los dejé
en la antecámara, hechos pedazos.

Mi cota de malla, tan inútil,
mis espuelas, de un tintineo tan fútil,
las dejé por la fría escalinata.

Desvestí la realeza, cuerpo y alma,
y regresé a la noche antigua y serena
como el paisaje al morir el día.

Poema siguiente 

 Volver a
Fernando Pessoa

Comentarios1

  •  
    solobrother algún caballero puede derrotar la soledad?
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.