Eugenio de Nora

Lamento

 Poema siguiente

¡Seguid, seguid ese camino,
hermanos;
y a mí dejadme aquí
gritando!
¡Dejadme aquí! Sobre esta tierra seca,
mordido por el viento áspero
-campanario de Dios
frente al derrumbe rojo del ocaso-.
¡Dejadme aquí! Quiero gritar,
tan hondo en el dolor, tan alto,
que mi voz no se oiga sino lejos, muy lejos,
¡Dejadme aquí! Dejadme aquí,
gritando…

Poema siguiente 

 Volver a
Eugenio de Nora

Comentarios1

  •  
    el poeta del abismo Muy amena la lectura...
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.