Enriqueta Ochoa

Hacia el cristal secreto de los frutos

 Poema siguiente

Dios mío,
de tus labios bajan ríos de luz
hacia el cristal secreto de los frutos
y amanecen maduros.
Muchos hombres vienen al mundo
a buscarse un lugar.
Yo he venido en éxtasis desde el alba,
atraída al aroma que escapa de tus cestos,
pidiendo dormir entre tus frutos esta noche
para que mi corazón madure.

Poema siguiente 

 Volver a
Enriqueta Ochoa

Comentarios1

  •  
    Enrique Dintrans A. Un poema extraordinariamete bello.
    Realmente, encantador.
    Pienso que Dios está feliz con esta joya del corazón humano.
    E.D.A
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.