Emilio Carrere

El romance de la princesa muerta

 Poema siguiente

Los faroles de Palacio ya no quieren alumbrar
y solo luce la luna como un cirio funeral.

Solo la luna lucía
y en el triste jardín real
una fontana plañía
su elegía de cristal:
-¡Oh Mercedes, lirio, estrella,
que en mi espejo se miró:
la Muerte la vio tan bella
y en los ojos la besó!
Solo estaban encendidas
las luces del funeral;
los faroles, como vidas,
apagó un viento mortal.

”Los faroles de Palacio ya no quieren alumbrar,
porque se ha muerto Mercedes y luto quieren guardar.“

”Su carita era virgen: sus manitas de marfil
las cruzó la Dama Pálida, que ha pasado por aquí”,
clamaba un ave agorera
viendo a la sombra venir.
Ya su carita de cera
se ve en la caja dormir.
Manos de virtudes llenas,
en cuyo albor marfileño
dibujaban las finas venas
una flor azul de ensueño.
¡Tristes pupilas vidriadas!
¡Muertas manos de marfil!
¡Con qué pena en sus tonadas
llora el romance infantil!...

Poema siguiente 

 Volver a
Emilio Carrere

Comentarios4

  • noemi esta triste
  •  
    el poeta del abismo Un original poema.....¡inspirador!
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Hermosas letras, Congratulaciones.
    Gracias POEMAS DEL ALMA.

    Rafael
  •  
    felipe gonzalez mer Un poema amoroso, triste.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.