Eduardo Zambrano

Viceversa

 Poema siguiente

Firman su sentencia de muerte
los que publican su vida
en algunos versos incipientes
que les quitan el amor, los sesos, los días.
Pero esto no lo digo yo, sino el idiota ese
del espejo.
Por eso me da risa.

Poema siguiente 

 Volver a
Eduardo Zambrano