Dolors Alberola

Ofertorio

 Poema siguiente

Rota y muerta, Señor, tan astillada
y pertrecha y fugaz y arrepentida
y segura y dudosa oscurecida,
triunfadora y vivaz, muy humillada,
blanca y limpia, Señor, y arrodillada,
pendenciera, Señor, y consentida,
quejumbrosa, Señor, y enmudecida,
retadora, Señor, y enamorada,
voy volviendo hacia ti, mi Dios ignoto,
a morar en tu luz que no se apaga
—siendo yo cada trozo de un yo roto—.
A pedazos, Señor, como una daga,
como un mar de mil caras, ola a ola,
aquí me tienes, Dios, soy Alberola.

Poema siguiente 

 Volver a
Dolors Alberola

Comentarios1

  • Teresalba ¡Bellísimo!, y no hay mejor consuelo, para el creyente, que entregarse a Dios, cuando uno se siente destrozado, El compondrá todo en nosotros, eso si, después siempre debemos tenerlo presente.

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.