Domingo F. Faílde

Donde evoca el poeta un verso de Estellés

 Poema siguiente

A Dolors Alberola


A la luz de una lámpara,
arropados tan sólo por el silencio
que, invisible, rodaba entre los muebles,
los ojos devoraban las páginas de un libro
y ni siquiera el leve murmullo de la lluvia
se dejaba escuchar en la estancia.

Éramos, solamente,
dos cuerpos fatigados, y, más allá, dos almas
que habían levantado
su vuelo sin retorno.

Recuerdo que tu mano cayó sobre la mía
y, curiosa, miraste las páginas del libro,
abierto -¿casualmente?-
en el lugar exacto de un verso de Estellés:
No hi havia a València dos amants com nosaltres.


Sonreíste, y el alba
nos sorprendió desnudos.

Poema siguiente 

 Volver a
Domingo F. Faílde

Comentarios1

  • Rubén Faílde Braña El poema me parece excelente (a la excelencia ya me tienes acostumbrado)
    Es de una cercanía carnal estremecedora que, sin embargo, elude todo acercamiento al erotismo convencional que muchas veces linda con la pornografia. Te felicito.
    Rubén Faílde Braña

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.