Dina Posada

FUEGO SOBRE EL MADERO

 Poema siguiente


Después de romper el áspero
castrante
hostil
cerrojo de las ataduras
apuñalé al pecado
cayendo agónicas
mis trabas y mis culpas

Dejé de pedir permiso para vivir

Disponiendo conocerte
abrí tus brazos en cruz
—cristo de mis pasiones—
y hundí el sabor
de mi presencia
en tus pies
en tu cuello
en la blanca playa de tu espalda

Recorriéndote fui creciendo
hoja de tu rama
rama de tu árbol
árbol de tu bosque
hoja loca al vaivén
de tu tronco elocuente

Empinando a la fiebre
mi despertar
caminé y rodé en tus cumbres
y tu sexo brotó
dejando su vasta lluvia
en mi rezumante tierra nueva.

Poema siguiente 

 Volver a
Dina Posada

Comentarios6

  • fernando esta muy bien espero que sigas asi felicidades
  • yarett esta chido aunq no le entienda
  •  
    Elsy Alpire Vaca Bello poema, lo he disfrutado, está muy lindo Gracias.
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Precioso poema, reflexiones agradables con un cierre erótico.
    Excelente obra de esta poetisa salvadoreña.

    Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano.-
  •  
    Nhylath Hermoso "madero " lleno de erotismo!
    Me encantó!
  •  
    felipe gonzalez mer Me gustó tu poema.
    Si dejaste de pedir permiso para vivir
    y encontraste felicidad o vacío
    fue tu libre decidir
    el madero arde de amor y nos espera
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.