Delia Quiñónez

Otros poemas (6)

 Poema siguiente

No puedo saber
si tu muerte
hirió la arena y el musgo
del pasado.
Ávido,
te cubriste de tiempo
con una espada
de odios y silencios.

Cardo tu corazón,
hiel tus ojos,
filo enhiesto y amargo
las manos
que apretaron la sal,
de tus playas
y el surco
de tus lágrimas tardías.

Agua, musgo y arena
para tu corazón vencido:
viejo manto de angustia
que arrasa aun de tempestades
el silencio
y la luz de las estrellas.

Poema siguiente 

 Volver a
Delia Quiñónez

Comentarios1

  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Excelsas letras, maravillosa forma de presentar el vocablo vestidos de bellas figuras.

    Rafael.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.