Delia Quiñónez

Otra vez el amor (2)

 Poema siguiente

En sus manos,
en mi piel, Edipo vuelve.

Niño casi
levanta la mirada
y aspira polen
de lunas renovadas.

Hombre casi
tiembla y solloza
hundido en terrenales simas,
desconocidos fuegos.

De sus ojos
a mis pies, Edipo resucita.

¡Cuánto tiempo rompe
en olas de fría certidumbre,
el alba y el sol
que consagraron
sus manos y mi piel!

Poema siguiente 

 Volver a
Delia Quiñónez