Delfina Acosta

El verdadero mundo

 Poema siguiente

Recuerdo el viento claro de otras tardes.

Tocando castañuelas prodigiosas
le daba larga cuerda a mi niñez.
Yo le pasaba alegre mis cabellos,
mi falda, y él, jugando, se los daba
al perro que ladraba tras de mí.
Correr, reír, morir de golpe sobre
el liso pasto, la colina aquella,
el verdadero mundo a la intemperie
en donde el sol echaba mil monedas.
Después, de flores sucia todavía,
volver a la casona mansamente.

Mi voz quedó colgada de las ramas.
Mis ojos se vaciaron en garúas.
También perdí mi nombre. ¡Nada! ¡Nadie!
Soy yo sin la niñez de mi alegría.

Poema siguiente 

 Volver a
Delfina Acosta

Comentarios2

  •  
    OiramZ Cuando leí este poema supe que mi madre lloraría al leerlo...y así fue.
    Eso merece un 10.
  •  
    estefania22 La vida es hermosa y esta como la dejamos, bella reflexión.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.