Delfina Acosta

El tiempo es beso

 Poema siguiente

¿Escuchas cómo caen las estrellas?
La rosa en mi costado dio su aroma,
su ensangrentado aroma que me viste.
Pasaron desde entonces muchas rosas,
y vive aquella flor de mí salida,
de mi infectada herida, siempre roja
y siempre negra y llena ya de hormigas.
Hay sólo una paloma migratoria
del sur volviendo en busca de su norte.
Ya nunca más bandadas tan ruidosas
ni potros desbocados como ráfagas,
ni escarcha titilando entre las rocas,
ni el último silencio en la campana.

Hay sólo una paloma migratoria.
La dicha se deshace como un beso
y calla la tristeza en una boca.

Poema siguiente 

 Volver a
Delfina Acosta

Comentarios1

  • grace Tal como el frío estremece el cuerpo, las frases de esta mujer poeta petrifica un instante el pensamiento, para volvernos por un momento partícipe de cada uno de sus dolores concretos...ese dolor vuelto enfermedad sin cura.Saludos para quienes comparten.

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.