Delfina Acosta

Alma

 Poema siguiente

No tengo más rebozo que la escarcha.

Un pájaro se calla en el silencio
de la tristeza niña de la tarde.

Mi alma atardecida busca el fuego
de los caminos breves de tu mano
donde quedó la boca de mi beso.

Te quiero, me decías y en mis hombros
venías a morirte de silencio.

Noche sin astros. Se enredó mi voz
con un silbido, y al hincharse el viento
fue al río, fue a los campos, fue a las jaulas
de trinos rotos que se mueren presos.

¿Qué sombra mi figura así encorvó?
¿Qué rayo ha ensombrecido mis cabellos?
Llévate ya este amor por ti encendido
porque en lejanas celdas yo me quemo.

Poema siguiente 

 Volver a
Delfina Acosta

Comentarios4

  • Celia Es buenísimo el poema. Es muy sensible el corazón cuando se es poetisa.
  • Celia Todos los días reviso est sitio, y me es muy interesante, mi deseo es que a nuestras escritoras paraguayas lo publiquemos más, que la gente lo conozca a través de difusiones en libros de educación... crear eventos e invitar, creo en especial que las organizaciones de la comunidad pueden hacerlo por el bien de nustras escritoras, un saludo muy especial a todos... Adenlante
  •  
    Evelio Pereira Salgado El poema es bonito, pero triste.
    No estoy seguro, pero aveces se me viene,
    un aire a evanescencia, un recuerdo que quema, olores y colores que
    me harán falta.
    En todo caso se siente un sufrimiento psíquico.

    Me gustó mucho!

    eveliopereira@gmx.de
  •  
    Hugo Blair M. EXELENTE POEMA DE GRAN SENSIBILIDAD.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.