Delfina Acosta

Después de mucho saludar...

 Poema siguiente

Después de mucho saludar al viento,
al jaspe de las piedras, al murmullo
de la colmena verde de los mares,
a la hermosura ajena en su conjunto,
dijiste basta, quiero estar muy triste,
en esta tarde al menos, un minuto,
pues se murió en la acera un pobre hombre;
él no cabía en un lugar del mundo.
No tuvo más familia que su perro,
que lo miraba, desde el hambre, mudo,
mas atreviéndose a mover la cola
cuando cocía un huevo con el humo.
No ha sido nadie, como él fue, tan pobre,
y sin embargo, reverente y puro,
le dio conversación a los gorriones
y a las palomas de cantar nocturno.
“Un hombre pobre se merece un verso”,
Neruda dijo al cielo y se dispuso
después de honrar su historia tan anónima
con el silencio largo de un minuto,
ponerle un nombre: Juan; juntar rocío
y en él mojar su pluma y su discurso.
El hambre encarcelada de aquel hombre
se liberó en su muerte y sólo él supo.

Poema siguiente 

 Volver a
Delfina Acosta

Comentarios3

  • henry excelente
  • greysi este mensaje es excelente
  •  
    isapoema Yo lo he visto hayer.
    Lo veía todos los días, y hacía tiempo que no lo veía, hayer lo vi sin su perro.
    Estaba todavía mas solo.
    Hay tantos....
    Fenómena poesía.
    Me ha llegado al corazón.
    Saludos.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.