Gabriela Mistral

Caperucita roja

 Poema siguiente



Caperucita Roja visitará a la abuela
que en el poblado próximo sufre de extraño mal.
Caperucita Roja, la de los rizos rubios,
tiene el corazoncito tierno como un panal.

A las primeras luces ya se ha puesto en camino
y va cruzando el bosque con un pasito audaz.
Sale al paso Maese Lobo, de ojos diabólicos.
«Caperucita Roja, cuéntame adónde vas».

Caperucita es cándida como los lirios blancos.
«Abuelita ha enfermado. Le llevo aquí un pastel
y un pucherito suave, que se derrama en juego.
¿Sabes del pueblo próximo? Vive en la entrada de él».

Y ahora, por el bosque discurriendo encantada,
recoge bayas rojas, corta ramas en flor,
y se enamora de unas mariposas pintadas
que la hacen olvidarse del viaje del Traidor...

El Lobo fabuloso de blanqueados dientes,
ha pasado ya el bosque, el molino, el alcor,
y golpea en la plácida puerta de la abuelita,
que le abre. (A la niña ha anunciado el Traidor.)

Ha tres días la bestia no sabe de bocado.
¡Pobre abuelita inválida, quién la va a defender!
... Se la comió riendo toda y pausadamente
y se puso en seguida sus ropas de mujer.

Tocan dedos menudos a la entornada puerta.
De la arrugada cama dice el Lobo: «¿Quién va?»
La voz es ronca. «Pero la abuelita está enferma»
la niña ingenua explica. «De parte de mamá».

Caperucita ha entrado, olorosa de bayas.
Le tiemblan en la mano gajos de salvia en flor.
«Deja los pastelitos; ven a entibiarme el lecho».
Caperucita cede al reclamo de amor.

De entre la cofia salen las orejas monstruosas.
«¿Por qué tan largas?», dice la niña con candor.
Y el velludo engañoso, abrazado a la niña:
«¿Para qué son tan largas? Para oírte mejor».

El cuerpecito tierno le dilata los ojos.
El terror en la niña los dilata también.
«Abuelita, decidme: ¿por qué esos grandes ojos?»
«Corazoncito mío, para mirarte bien...»

Y el viejo Lobo ríe, y entre la boca negra
tienen los dientes blancos un terrible fulgor.
«Abuelita, decidme: ¿por qué esos grandes dientes?»
«Corazoncito, para devorarte mejor...»

Ha arrollado la bestia, bajo sus pelos ásperos,
el cuerpecito trémulo, suave como un vellón;
y ha molido las carnes, y ha molido los huesos,
y ha exprimido como una cereza el corazón...

Poema siguiente 

 Volver a
Gabriela Mistral

Comentarios18

  • camila cuevas yo encuentro que los poemas de la gabriela son geniales ojala no se ubiera murto para contarle ,lo que siento de ella para mis amigos es imperdonable
  • carolina escobar espinoza todos mi amigos son geniales por eso escribo mi nombre al alce ojala la gaby no se ubiese morio para decirle lo geny q son sus poems
  • gaby me facinan los poemas
  • xxxx Creo que con la ortogracia que tienen. A la 'Gaby' le daria verguenza ajena tenerlas como admiradoras.
  • alguien Coincido totalmente con xxxx, y con las chicas, Gabriela escribia espectacular!!!!!
  • kathy gabi me gustaron tus poemas son tan hermosos xauuuuu
  • debora liiiinnnddoooo
    lindo el poema de la caperucita roj@

    a y un saludo a todos los que lean el `poema
    xauuuuuuuuuu

    les manda
    la debi
  • *%'khamiiiilhaxxxx'%* muy largo no se vale xao no mas poema feo
  • ...♥... Es demasiado triste, pero lindo a la vez.
    Gracias Lucila...
  •  
    Elsy Alpire Vaca Bell´simo poema, pero a mi parecer y como ha sido insirado en el cuento de Caperucita roja, acá falta la segunda parte, posiblemente la poetisa lo trabajó posteriormente, una belleza, mil gracias.
  •  
    argantonio Soñaba yo con tener una casa con cuarto de baño
    y matricular a mis hijos a un buen colegio
    no darles una buena educación era un sacrilegio
    pero un banco peor que un usurero me infligió un gran daño

    Ahora he tenido que devolver la casa y aún le debo dinero
    cuando me hicieron el préstamo me contaron un bello cuento
    el método para engañarme no pudo ser más cruento
    me hicieron creer esta gente en la limpieza del porquero

    Además de víctima dicen que Caperucita fue culpable
    el lobo del cuento no tiene un buen nombre
    porque además se ríe de sus fechorías

    Caperucita siendo roja fué demasiado afable
    Es sabido que el hombre es un lobo para el hombre
    que ademas presume de sus malvadas autorias

  •  
    El príncipe Fito excelente!
  •  
    El Ángel Solitario estupendo adaptación a poema de este bello cuent infantil, me fue de agrado
  •  
    Leodiego Bonito y que detallazo para conocer algo de la trama de más
    Rímicos versos!!
  •  
    gilbertomg El poema está bien logrado en mi opinión, como todos los de esta inmensa poetiza. Pero es muy triste, desgarrador. Me recuerda los maltratos a los que fue sometido el personaje de Cossette en la novela "Los Miserables" de Víctor Hugo.
    Pero en este poema a la niña no la salva nadie, no tuvo un protector como lo tuvo Cossette en Jean Valjean. Uno se resiste a creer que en este mundo existan personas que maltraten a las niñas y los niños, e incluso lleguen a "devorarlos". Pero ocurre. Es una vergüenza para nuestra raza. La objetividad de este poema es innegable, cosas como esa desgraciadamente ocurren. Gabriela, hiciste bien en denunciarlas.
  •  
    Lucy Quaglia Como maestra jardinera que fui, esperaba una final tipo Walt Disney. Pero ese final hubiera sido irreal como todos los WD.
    El que publico el cuento de Caperucita Roja la primera vezlo hizo con el fin de advertir a las chicas de su tiempo que tuvieran cuidado con los "lobos" sueltos que se hacian aparecer decentes para despues arruinarlas de una manera u otra.
    Ademas el lobo no solo se come Caperucita, tambien se comio a la abuela antes... Cuantos lobos todavia andan sueltos impersonandonos y usando informacion de gente decente para tomar ventajas! La internet y el mundo esta lleno de ellos.
  •  
    Leonor Cuevas Martín Precioso y nunca pudo escribir mejor en verso una fábula tan estupenda. Aun siendo largo, mantendría la atención de un niño.
  •  
    Kiara Ruiz Ramos La mejor manera de conocer un cuento infantil, en definitiva.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.