Redundancias y concordancias en español

Retomo los textos sobre lenguaje. En esta oportunidad hablaremos sobre redundancias, usos inapropiados y alguna otra cosita. No se olviden de visitar nuestro Taller Literario donde podrán encontrar una gran cantidad de textos como éste y consejos para usar mejor el idioma. La mayoría de estos artículos nacen de la inquietud y se apoyan en el precioso trabajo de Fundéu, no dejen de visitar este espacio.

Estar ‘presa del pánico’

Una de las expresiones con las que me he encontrado últimamente tiene que ver con el miedo. ¿Es igualmente válido decir ‘presa del pánico’ que ‘preso del pánico’? Por suerte, en Fundéu siempre hay respuestas para nuestras inquietudes.

Aparentemente ambas expresiones son válidas. Esto se debe a que el término ‘presa’ actúa como nombre epiceno (aquéllos que no modifican su forma en función del género del sustantivo al que hagan referencia) por lo que se puede utilizar indistintamente para referirse tanto a masculino como a femenino.

De todas formas, si entendemos que ‘preso’ hace referencia a una de las formas conjugadas del verbo ‘prender’, entonces lo adecuado sería establecer la relación de concordancia con el sujeto al que haga referencia. En resumidas cuentas: ambas formas son correctas, aunque nunca está demás entender por qué.

Cuando volvemos más de lo necesario

El segundo punto que analizaré tiene que ver con redundancias en ciertas expresiones formadas con el verbo ‘volver’; específicamente con la incorporación de un giro inapropiado. Tenemos así frases como ‘volver a recaer’, ‘volver a reanudarse’, ‘volver a repetirse’ y todos sus variantes que resultan inapropiadas.

Debemos tener presente que la perífrasis ‘volver a + verbo en infinito’ indica la repetición de una acción (la cual se expresa en ese segundo verbo). Del mismo modo, al usar el prefijo ‘re-‘ se está dejando en evidencia que existe una reiteración. Al mezclar ambas estructuras se comete, por tanto, un error de redundancia.

Pese a que la norma es clara, es sumamente normal que tanto en el habla coloquial como en los medios de comunicación se caiga en este fallo, como lo vemos en los siguientes ejemplos:




Es importante aclarar, sin embargo, que en ocasiones esta expresión puede servir para enfatizar el hecho de que una acción se haya repetido muchas veces y de forma insistente.

Dos consejos de concordancia

Continuamos con los verbos que exigen concordancia con el sujeto que realiza la acción. En este caso nos centraremos en el verbo ‘aumentar’. ¿Debe mantener relación de concordancia con el número del sujeto? Efectivamente; debe conjugarse en singular o plural, según a qué tipo de sujeto se encuentre vinculado. No obstante, suele ocurrir que, como producto del cruce con otras estructuras lo empleemos inapropiadamente.

Estamos aquí frente a un error sumamente común en los medios de comunicación donde generalmente aparece en singular, aunque el sujeto sea plural, tal cual vemos en el siguiente ejemplo:


La segunda estructura que veremos en estos consejos de concordancia es ‘faltar por + verbo en infinitivo’.

Esta frase se utiliza para referirse a aquello que todavía no se ha podido acordar pero que va en vías de ser resuelto en un futuro no muy lejano, y cuando la utilizamos debemos tener presente que el verbo principal de la estructura ‘faltar’ debe mantener una relación de concordancia de género y número con el sujeto.

También ésta es una expresión que suele aparecer mal utilizada en los medios de comunicación, tal cual lo refleja el siguiente ejemplo:


Es posible que este error haya surgido por una confusión con la forma verbal sin la preposición ‘por’, es decir: ‘faltar + verbo en infinitivo’, en cuyo caso el verbo jamás se altera.


Teniendo en cuenta estos consejos podremos utilizar de forma más apropiada estos verbos y expresiones. Si les ha gustado el artículo, los invitamos a conocer todas las publicaciones que hemos reunido en nuestro Taller Literario.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.