La metáfora. Tipos y usos de esta figura retórica

 

En Poemas del Alma ya hemos publicado numerosos textos sobre recursos literarios y figuras retóricas. Sin embargo, pienso que nunca está demás retomar ciertos temas, ampliarlos, ofrecer una nueva mirada sobre ellos; así que iré publicando textos que puedan serles de ayuda si están encarando la escritura y necesitan aclarar ciertos conceptos más técnicos. En el artículo de hoy daré un repaso sobre el tema “Metáforas“.

Hacia el interior de la metáfora

Comencemos por el principio. Una metáfora es un tipo de construcción que sirve para hablar de un objeto comparándolo con otro pero, a diferencia de la comparación, no se vale de preposiciones para incorporar la relación sino que lo hace de una forma más directa, incluso a veces suplanta la propia identidad del objeto principal por la de su equivalente comparativo.

En este punto debemos aclarar que existen dos formas bien definidas de establecer comparaciones entre objetos: valiéndose de la metáfora o del símil o comparación. Estos dos recursos son sumamente comunes en el mundo literario y sirven para enriquecer de forma rotunda un texto o un mensaje.

Al igual que el símil, la metáfora es una de las figuras retóricas más populares y sirve para plasmar asociaciones entre dos o más elementos, conceptos o ideas. Mientras el símil se vale de ciertos nexos para establecer la relación entre las diferentes partes de la estructura, la metáfora se crea prescindiendo de ellos. En este punto cabe mencionar que es posible convertir una metáfora en una comparación incorporando a la frase dichos nexos, del mismo modo que se puede conseguir una metáfora partiendo de un símil y eliminando el nexo que establece la relación entre las dos partes de la composición.

Tipos de metáforas

Existen diferentes tipos de metáfora. Aquí veremos las más importantes. Aunque evidentemente dentro de todas ellas también existen excepciones.

Metáforas comunes: se trata de una construcción en la que ambas partes de la frase se encuentran vinculadas de forma evidente y directa. Existe una fórmula que permite identificarlas que es “A es B”.

Metáforas puras: en este caso la construcción se caracteriza por hacer visible sólo el elemento imaginario. Así el término al que se tiene como objeto de la frase se halla implícito. la fórmula para distinguir este tipo de metáfora es “B:A”.

Metáforas impuras: en este caso el elemento real se identifica con el imaginario y lo reemplaza. Esta metáfora suele construirse valiéndose del verbo ‘ser’.

Metáforas de complemento: si bien existen muchas metáforas de complemento las más conocidas son las de complemento preposicional; en las cuales se coloca la preposición entre ambos términos estableciendo una relación indirecta. La fórmula para distinguirlas es “A de B”.

Metáforas aposicionales: se caracterizan porque no existe un nexo que vincule el elemento real con el imaginario. Algunas metáforas puras pueden ser también aposicionales. La fórmula para distinguirlas es “A:B” o “B:A”.

Metáforas negativas: se distinguen del resto de metáforas porque tienen un adverbio de negación y responden a la fórmula “no A, B”.

Metáfora sinestésica: es una frase que sirve para expresar sensaciones contradictorias o confusas que son percibidas a través de los sentidos. Sería algo así como percibir un aroma a través de la vista, que mediante el tacto se perciba una imagen o a través del gusto se pueda ver algo, mientras que a través del oído se pueda sentir algo en los músculos.

Metáforas visuales: en el mundo de las imágenes se utiliza un tipo de metáfora gráfica que se construye partiendo de dos imágenes y combinándolas. Suele ser muy común en el campo del diseño gráfico y la fotografía y sirve para sustituir cierta información o complementar un mensaje. Ayudan a plasmar una idea sin necesidad de valerse del lenguaje escrito para ello.

Teniendo en cuenta todo esto, ya podemos empezar a incorporar las metáforas en la escritura, sabiendo en qué consisten y pudiendo distinguir entre unas y otras. ¡Buena escritura!

Comentarios3

  • Rapsodico

    Como bien dices, Tes. Nunca está de mal repasar conceptos de una forma tan clara como en tu artículo. Un abrazo.

  • Walter Quiroz Bustamante

    gracias por tan interesante artículo

  • Bucle

    Gracias por este artículo, me ayuda a repasar conceptos. Saludos



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.