Figuras literarias semánticas. Explicación y ejemplos (II)

Artículo sobre algunas de las figuras retóricas semánticas más importantes, con ejemplos de la literatura.

 
 

Continuamos con nuestros artículos sobre figuras literarias. En el capítulo anterior hablamos sobre las figuras retóricas de ficción. Puedes leerlo aquí.

Hoy nos toca retomar este tema de nuestro Taller Literario para enfocarnos en las figuras literarias semánticas más importantes. Te daremos una brevísima explicación de ellas y te dejamos también ejemplos de la literatura, para que puedas aprenderlas de forma clara.

 
 

Entonces, qué son las figuras literarias

Repasemos. Las figuras literarias, también llamadas figuras retóricas forman parte de los tropos retóricos, es decir, aquellas estructuras que sirven para otorgarle al lenguaje un determinado tono. Se utilizan para embellecer el discurso y comprenden uno de los juegos del lenguaje más populares y útiles.

Si no sabes qué son las figuras retóricas, no te preocupes. No es que no lo sepas, es que nunca les has puesto nombre. ¿Por qué lo decimos? Porque en verdad éste es un recurso que estamos utilizando todo el tiempo en nuestra comunicación. Juegos y frases que hemos aprendido y que nos resultan de suma utilidad a la hora de entablar una relación dialogal con otras personas. En definitiva, las figuras retóricas están constantemente en nuestra boca, aunque no sepamos definirlas. Pero ¿por qué no intentarlo?

Existen dos tipos bien definidos de figuras retóricas: las figuras de dicción, que son aquellas que se forman jugando con los sonidos de las palabras, y las figuras semánticas, cuyo juego es estructural. Como sobre las primeras ya te hemos hablado, hoy repasaremos las figuras semánticas.

Figuras literarias semánticas

En este segundo capítulo vamos a ver cuáles son las figuras retóricas semánticas más populares. A lo mejor, algunos de estos nombres no te suenan mucho, pero en cuanto leas los ejemplos te darás cuenta de que estás usándolas todo el tiempo, en el habla y en la escritura.

En las figuras retóricas semánticas se utilizan las palabras con un sentido distinto del que tienen literalmente para establecer conexiones entre palabras o estructuras, apelando así a la curiosidad y la sagacidad del interlocutor.

Aquí van las figuras literarias semánticas más importantes de la literatura.

Antítesis

Esta figura sirve para oponer dos elementos de una forma juguetona. Suele usarse en poesía para darle la vuelta a una idea estableciendo una contraposición llamativa entre frases o palabras.

Un ejemplo de antítesis son estos versos de Cristóbal de Castillejo.

Pregunta retórica

Se la conoce también como interrogación retórica. Se plantea como una pregunta pero no espera respuesta. Sirve para darle un carácter enfático a un sentimiento o una afirmación.

Ejemplo:

Símil

También se la denomina comparación. Es una figura en la que se establece una relación de cercanía o desemejanza entre dos personas o realidades. Suele encabezarse con un elemento comparativo: «como», «es como», «igual que», etc.

El símil es una figura muy usada en los refranes. Te dejamos un ejemplo; fíjate que la palabra «como» hace las veces de conector entre las dos ideas que desean expresarse.

Oxímoron

Esta figura retórica consiste en unir dos elementos aparentemente contradictorios para dotarlos de un nuevo sentido. Puede aprovecharse para intercambiar adjetivos entre sustantivos que se ponen en comparación. Como vemos en estos versos de San Juan de la Cruz.

Lítotes

En este caso, la figura se forma negando algo que se está afirmando para darle énfasis. Es muy común en el habla coloquial, en ejemplos como el siguiente.

En verdad lo que significa es «¡Dímelo!»

Ironía

Similar a la figura «lítotes» tenemos la ironía, que consiste en expresar algo opuesto a lo que se quiere decir pero dejando claro que se está jugando con el lenguaje. Este tropo es de carácter humorístico y suele utilizar elementos de corte social o que rozan lo políticamente incorrecto.

La ironía también forma parte de nuestra vida. Solemos usarla para reprochar indirectamente algo a la gente con la que tenemos más confianza. Un ejemplo podría ser éste:

En verdad lo que se está expresando es: «¿Podrían dejar de jugar y ayudarme un poco?».

Gradación o clímax

Esta otra figura retórica se compone de la enumeración de una serie de elementos que se encuentran ordenados de forma jerárquica. Como vemos en esta frase de Luis de Góngora.

Existen muchas otras figuras retóricas semánticas, pero éstas son algunas de las más populares. ¿Las conocías?

Comentarios1



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.