Usos adecuados de frases y palabras en nuestro Taller Literario


 
Comienzo la semana con un texto para nuestro Taller literario. En esta ocasión escribo sobre dos verbos y las preposiciones que deben acompañarlos, sobre una expresión recientemente aceptada por la Real Academia de las Letras, y sobre una expresión que no siempre utilizamos adecuadamente.
Una vez más me apoyo en la web del español urgente. Aprovecho también para invitarte a pasar por nuestro Taller Literario.
 
 
 

Algunos apuntes sobre ciertos términos y sus usos

Los verbos «tachar» y «tildar» cuando se utilizan para expresar una opinión negativa de alguien sobre otra persona o sobre algo, deben ir acompañados de la preposición ‘de’ y no de la preposición ‘como’, tal como suele aparecer en muchos medios de comunicación.

El verbo «tachar» se utiliza en este contexto para referirse a la acción de atribuirle a algo o a alguien cierta falta; por su parte «tildar» sirve para mencionar a alguien resaltando una característica que consideramos negativa, en forma denigrativa. Es importante aclarar que son verbos que nunca van acompañados de actitudes positivas, es decir, que no sirven para hacer juicios positivos o ensalzar a alguien; para estas situaciones contamos con otros términos tales como «calificar» y «considerar».


Paso ahora a un término que se ha aceptado en nuestro diccionario finalmente. El sustantivo «sintiencia» y el adjetivo «sintiente» son voces que se encuentran perfectamente compuestas por lo que podemos utilizarlas sin ningún problema. Estos conceptos sirven para referirse a la capacidad de todos los seres vivos de sentir.

Este término se ha desarrollado dentro del argot filosófico para hacer referencia a la capacidad que tenemos todos los seres vivos de experimentar emociones tales como dolor, alegría, sufrimiento. Suele utilizarse sobre todo en los debates acerca de nuestra relación con los demás animales. Existe, de hecho, un concepto filosófico denominado «sintiencia animal» que hace referencia justamente a esto. Al hecho de que los animales no sólo reaccionan a los estímulos como se creía hasta hace unas décadas, sino que también tienen la capacidad de sentir, de experimentar sensaciones; lo cual los diferencia exponencialmente de los objetos y del resto de los seres inanimados.

Así que, a partir de ahora puedes utilizarla tranquilamente, sin tener que acudir a las señas en la grafía para los neologismos, tales como las comillas y la cursiva.

Diferencias entre «representación» y «representatividad»

Cuando queremos hacer referencia al conjunto de personas que escogen una misma opción nos referimos al «porcentaje de la representación». En ocasiones, se usa el concepto de «porcentaje de representatividad», no obstante se considera incorrecta.

Si nos vamos al diccionario veremos que el sustantivo «representatividad» hace referencia a la cualidad de ‘representativo’, mientras que «representación» sirve para referirse a la «acción y efecto de representar» y también, en otro contexto, «cosa que representa a otra». Siguiendo estas definiciones podemos comprender que en el contexto en el que estamos parados sólo es válida la segunda expresión.

Cabe mencionar que cuando nos referimos al porcentaje de representación es importante tener en cuenta la forma en la que el mismo debe expresarse. Para ello cabe resaltar las diferencias entre «por ciento» como locución adverbial y «porciento» como sustantivo. Mientras que la forma escrita en dos palabras sirve para referirse a una cantidad determinada dentro de una totalidad, la segunda significa «porcentaje o tanto por ciento».

Y hasta aquí mis apuntes semanales para nuestro Taller Literario. Sin lugar a dudas aprender a comunicarnos mejor es la forma más aceptable de vivir mejor.

Comentarios3

  • Hermogenes_P

    Gracias por la información puntual
    Saludos!!

  • Luis Estable

    Me intereso mucho lo dicho.

    Gracias!

  • Edna Diaz

    Excelente tu texto y me ha gustado mucho.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.