Miguel Hernández: La BNE adquiere sus últimos manuscritos

El 28 de marzo de 1942 se produjo el fallecimiento de Miguel Hernández en la prisión de Alicante. Allí pasó sus últimos ocho meses de vida a modo de castigo por su apoyo al bando republicano. A Hernández, de apenas 31 años, se lo llevó de este mundo una tuberculosis.

Manuscritos de HernándezEse difícil tiempo en prisión fue aprovechado por Hernández para seguir escribiendo. Una actividad que, en ese marco, no le resultó nada sencilla. Con rollos de papel higiénico, el escritor armó un cuaderno y plasmó cuatro cuentos infantiles.

Ahora dichos manuscritos con los últimos escritos de Hernández han sido adquiridos por la Biblioteca Nacional de España (BNE). De este modo, los cuentos “Un hogar en el árbol”, “El conejito”, “La gatita Mancha y el ovillo rojo” y “El potro oscuro” se sumaron a los fondos de la institución.

Los relatos fueron escritos por Hernández entre junio y octubre de 1941. El escritor entregó los cuentos a Eusebio Oca Pérez, un periodista e ilustrador que aportó dibujos de su autoría a “El conejito” y “El potro oscuro”.

En un principio se pensó que los cuentos eran, en realidad, traducciones de otras obras. Luego se supo que eran creaciones del propio Hernández quien, posiblemente, intentó “disimular” su autoría para evitar que las autoridades carcelarias se queden con los cuentos, explicó el catedrático José Carlos Roviera en palabras recogidas por El País.

Estos cuentos infantiles de Hernández revelan un cambio en el “registro de escritura” de su prosa, destaca RTVE.es. Los textos son tomados por los expertos como “metáforas explícitas de libertad” destinadas a su hijo.

Mientras escribía estos relatos, Hernández no sólo tuvo que hacer frente a sus problemas de salud, sino que también era presionado por sacerdotes para que deje de lado sus ideas y se retracte de sus expresiones políticas. El rechazo del escritor a estas presiones hizo que las autoridades no lo trasladen a un sanatorio para tratar su tuberculosis. Finalmente la indicación de traslado llegó cuando ya era tarde y Hernández murió a los pocos días.

Links relacionados:

http://pelusaradical.blogspot.com/2014/08/la-bne-compra-el-manuscrito-de-los.html

http://miraloqueestanhaciendo.wordpress.com/2013/12/18/jaen-rescata-para-siempre-el-legado-y-la-memoria-de-miguel-hernandez-ante-el-desden-del-pp-valenciano/

Comentarios3

  • La Pilarica

    Escribir es una forma de ser libre...

  • Luis Alvarez

    Aunque Miguel Hernández no llegó a serlo.

  • Dilmer Raul

    Que Grande el alma de Miguel Hernandez y cuanta mezquindad y miseria en aquellos que lo incomprendieron e intentaron encarcelar su vocación de escritor. Pero no lo lograron, porque DIOS, hizo nuestras almas libres e inmortales, como reflejo de su propia Eternidad



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.