MariaCarolina

Canto de una niña secuestrada a mamá y a papá

En medio del cielo estrellado,

un Lucero se ocultó.

¡Oh! Cuánto me ha dolido

aquel brillo que se alejó.

¡Anda, anda!

gritan las estrellas.

Olvidada,

 en medio de la pradera

la niña llora, llora,

desconsolada;

no miraba, no encontraba

aquel Lucero que la alumbraba.

Con el Sol ocultado

Iba yo,

De mi Lucero acompañado

Mi camino no se había nublado

Hasta que fue separado.

Del brillo alejaron

A la niña que siempre ha necesitado

Aquella Luz que le quitaron.

 

¿Cuánto no quiere ver

aquel Lucero que se ocultó?

tipos malos y corrientes

en una sola noche

de mi luz me separó.

 

Esa noche sentí que desmayaba,

pensé que ya no brillaba

aquel Lucero

que desde niña miré que me acompañaba.

¡Oh! Ahora ¿quién me alumbrará?

Si de mi camino han apartado

a la mayor guía de mi vida

de mí han alejado.

 

¡En medio de las tinieblas he quedado!

Pues, al parecer de mí

El Sol se ha olvidado.

Aunque sé

Que mi Lucero no me ha abandonado.

Divinamente me ha alumbrado

Por el camino del bien me ha llevado.

Pues por mí se ha preocupado.

 

Ese brillo es mi guía en occidente

Como a los Reyes Magos,

la estrella que los llevó al lejano oriente.

 

El tiempo pasaba y sentí

Que una luz brillaba,

Entonces comprendí

Que aunque lejos de aquí

Mi Lucero y mi Sol por mí

Se preocupaban.

 

En la oscuridad iba caminando,

Tropiezos fui encontrando.

A la adversidad iba enfrentando,

Oraciones fui rezando,

Y así alumbrando

Al largo camino que sola estuve andando.

 

Diciembre, Enero y Febrero

Anduve yo,

Acompañada de un gato que en mi regazo creció.

Marzo y Abril,

Aún yo aquí,

Queriendo ponerle fin a esta oscuridad que no se aleja de mí.

 

Con la cercanía de Mayo

me he preocupado,

quisiera yo tener al Lucero, cerquita y a mi lado,

pues su día es celebrado.

   

Mi Sol un brillo ha mostrado,

En las noches una luz he observado,

Sintiendo que  no me han abandonado,

Así mucho me he calmado.

El Lucero es mi madre,

El Sol es mi padre,

María Lucero por nombre

ha de llevar mi madre,

Y espero que ese brillo por siempre me acompañe.

Sol, mi padre no ha de llamarse,

Wilson Antonio Suárez Flores

ha de bautizarse.

Aunque a él le reprochen

tantas verdades

de las cuales crean responsable,

sepan que yo mucho he de admirarle,

por su inteligencia y fuerza incalculable.

Poco de mi padre

he de hablarles,

pero sé que por siempre

 he de adorarle.

María Carolina Suárez Morcillo

han de bautizarme,

y con Dios de testigo

mi amor he de jurarles,

Esperando que nuevamente

 me acompañen

Para que esta triste

 historia se acabe.

 María Carolina Suárez M.

A los 128 días de cautiverio.

 

Comentarios8

  • checovick

    Hola tu vivencia es parte de lo que pasa y pasa y muchos lo ven como de alguien mas sin darsen cuenta que sus puertas tambien pueden gopear.
    Te felicito.

  • Adrian VeMo

    Has vivido ese cautiverio del cual no tengo idea, has sabido superarla, mis respetos María.
    Un abrazo.


    Adrian

  • Francisco Caleros de la Roca

    Tienes un corazón fuerte y una templanza de caracter al hilar en tus letras esa experiencia desagradable que deseo sigas superando.

    Un abrazo y un saludo especial

    Jaime García Alvarez

  • ronnin_muchukunda

    Me he quedado sin palabras. Es una experiencia impresionante en la cual pareces haber encontrado fortaleza y reencontrado a tu Padre. Es un escrito muy inusual bautizado por la dura realidad. Sin duda tienes un caracter muy meritorio y has de ser una mujer especial. Lamento la situación que has vivido, nadie tendria que pasar por eso...

  • ronnin_muchukunda

    "PLOMO AL HAMPA"

  • checovick

    HOLA SIEMPRE ESTOY ATENTO A LEER LO QUE ESCRIBES TIENES TALENTO Y BERRAQUERA EN SU PLUMA.
    UN ABRAZO

  • jhakson1

    que puedo desir se ve que utilisas rima y eso me facina demasiado saves escribes vien espro que sigas a asi

  • luz

    Te felicito, por tu valentía Maria Carolina. Increible la capacidad del humano de superar momentos de terror, y seguir enfrentando la vida con temple. Es impresionante tu historía mi querida poetisa.

    Gracias por compartir, tu experiencia. Sigue escribiendo siempre.

    Cálidos saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.