Toni Arriaza

Por culpa de un clavo

Explica un proverbio oriental,
de no sé qué dinastía,
que por culpa de un clavo,
la guerra se perdió.

Os contaré como sucedieron tales hechos,
pero sin florituras ni aderezos,
más soy escritor de simplezas,
narrador de pocas lindezas.

Dice así;

Por culpa de un clavo torcido,
la herradura se perdió,
dejando perplejo al caballo,
desorientado a su portador.

Perdida la herradura,
perdido el caballo,
que sin sus cuatro herraduras,
desorientado y sin cordura.

Jinete mensajero,
despistado con sus misivas,
no vio partir al semental,
que faena le hizo el animal.

Ahora anda solo,
cargado de mensajes,
cartas a emperadores,
a luchadores.

Caballo perdido, jinete malogrado,
que sin poder llegar a su destino,
la guerra no ha impedido,
pobre jinete, ahora todo perdido.

No se supo nada más del caballo,
ni de su herradura, ni de su clavo,
pero, infortunado el mensajero,
que por él, la guerra ha empezado.

Comentarios3

  • Rocío V-P.

    Mas que inteligente manera de plasmar esa realidad...

    Eres especial, poeta...

    Mis respetos...

    Rocio

    • Toni Arriaza

      Muchísimas gracias Rocio!!!
      Mis respetos tambíen a ti!!

    • Adonis

      Te pondría 100 puntos sin mediar palabras. Hermoso, verdaderamente hermoso. Felicitaciones

      • Toni Arriaza

        Wuauuu, gracias Adonis, 100 gracias para ti por tu comentario, y me alegro que te gustase!

        Un abrazo amigo!

      • STELLA_CRISTINA

        muy buenas letras ,abrazos ,stella



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.