Marisol Andrade

LA NECEDAD DE AMARTE

Esclava de tus recuerdos, mi corazón cautivo

y sin esperanzas, aún por tí suspira y sabiendo

que el adios llegó.

 

Si existo es por la caridad de Dios, pero con el

adios que yo te di,  se mermaron mis deseos y

fuerzas de vivir.

 

Todavía me siento tuya, imposibilitada de amar

 a plenitud a otro ser. Será que la estupidez llega

a tanto?, y la indiferencia que recibí no fue suficiente

para marchitar tu amor, a pesar del suelo árido

en que se encuentra.

 

Quisiera callar mis sentimientos a mis sentidos,

pero el uno le cuenta al otro,  lo mucho que por tí siente.

Si pudieran ellos el camino enseñar, para al abismo

tirar tanta necedad.

 

 

Comentarios2

  • Jareth Cruz

    hermoso poema, muy hermoso, bellas letras. y asi es a veces es dificil olvidar un amor. me hiciste recordar muchas cosas. abrazos

  • Marisol Andrade

    Gracias



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.