La vecina

Carlos Hector Alvarez



Llegaste un día a nuestro barrio

de donde venías no recuerdo

tu familia se instaló cómodamente

en un ranchito con techo de pajas

con una galería en el frente

En el vivía un anciano

que nadie sabe adónde se fue,

desapareció una noche de invierno

dejó todo abandonado.

Volvió a llenarse de ruidos,

cuando ustedes llegaron,

porque el viejo era fiestero

y musiquero estruendoso,

que se silenció abruptamente.

Tu familia, eran un grupo

con chiquillos alborotadores.

vos resaltabas con tu mirar cristalino,

unos bellos ojos negros juguetones,

una quinceañera sin belleza fulgurante,

que llamabas la atención

Nosotros, unos muchachitos simples

pobretones como ustedes,

nos vimos tocados con tu presencia.

En nuestra ingenuidad te presumíamos

¿te sentías una diosa? Lo parecías

Jugabas con nuestros sentimientos

“Como juega el gato maula,

con el mísero ratón”

Un día, tu familia alzó el vuelo

poniendo al barrio en distancia

pero quedó tu recuerdo,

junto al fin de nuestra infancia.

 

 

 

Llevate gratis una Antología Poética y suscribite a Poemas del Alma ↓

Recibe el ebook en segundos 50 poemas de 50 poetas distintos Novedades semanales

Comentarios1

  • alicia perez hernandez

    Un día, tu familia alzó el vuelo
    poniendo al barrio en distancia
    pero quedó tu recuerdo,
    junto al fin de nuestra infancia.
    ....
    Eso suele pasar, cuántas familias no se cambian de calle, barrio, ciudad, y solo quedan los recuerdos de aquellos que le dieron bullicio a la calle donde vivemos.
    Abrazos y saludos amigo Carlos

    • Carlos Hector Alvarez

      Hola Alicia, concuerdo con vos son recuerdos imborrables los de la niñez con sus vecinos.. Gracias por tu comentario Un abrazo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.