Nostalgia del invierno sureño

Alejandrina

Aquí está el otoño…

en su quietud caminan de prisa las cosas.

Hay rastros de mayo colgando en cada espina

pies descalzos lamiendo el fuego del arroyo.

El semblante pálido de los álamos,

como un deshuesadero de almas y de olvidos

pulsa las cuerdas de la nostalgia;

todo es tan mínimo y perfecto en estos días; 

como la agonía de un clavo atravesado

por una mano furtiva y pasajera…

y desde un rincón sombrío,

me miran los ojos de una muchacha.

Una crucificada melodía en cada hoja

canta el disimulo del miedo

como una oración fervorosa y breve,

la luz está tendida a ras de suelo, trémula y cansada,

como las aves migrantes de la memoria

donde un mugido apagado por el fuego frío de la niebla,

invoca el retorno de la manada…           

Se precipita el invierno, se precipita lentamente

trayendo toda la poesía que me vive,

en sus morados tendones.

En los cercos de púas

un ángel errante ha enredado sus últimas alas

donde navega más de alguna herida,

y la soledad al final de los potreros

es tan humana como la mía…

En cada contorno…

hay rastrojos de humaredas al fondo del paisaje;

pájaros sin nombre que huyen

como antorchas de algas y dolor

en la poblada rebelión de mis cabellos.

Siento correr el barro por mis venas en estas horas

en fluviales elongaciones de perfume…

No voy sola pequeña mía

me acompaña el chanel del pan tostándose en el brasero;

y ese temor tan dulce de añorarte

en cada lamento herido de las ramas…

Hay una ventana en cada silencio

abierta a la raíz del viento,

amo lo que me duele de este invierno;

las manos de mi madre buscando faunos entre mis trenzas,

el galope terco de los huesos de mis hermanos muertos.

Los goterones de mis gatas en las penumbras,

me recuerdan los suavísimos brazos de la muerte

enlazando el carraspeo monótono de los caminos.

Hay un pedazo de desnudes en cada vuelo;

y esa vieja manía de llorar

sobre los despoblados nidos

va llenando los vasos de mis viejas lágrimas.

Voy solicita y cansada a mi propio encuentro…

Yo sé que detrás de cada puerta hay un despojo de niñez

en los girones del alma…

como la quietud de un látigo reposando entre las carnes.

El trigo dejó tendida su ropa entre las cañas

las carretas duermen como un reloj sin cuerda

bajo el suave gobelino de las sombras.

Me siento tan mínima sobre la ocre mialgia de las hojas;

mi corazón es una tinaja rebosante de recuerdos

y a cada paso, la muriente alfombra de la vida,

deja caer sus palabras sin nombre, sin palabras

en la desarropada cruz de los senderos.

 

Alejandrina Vargas 

 

  • Autor: Alejandrina (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 4 de marzo de 2023 a las 00:22
  • Comentario del autor sobre el poema: De vuelta por aquí, para dar gracias a quienes se acordaron de mi cumpleaños y me mandaron mensajes, son muy amables. Dejaré un poema para que no me olviden del todo, un poema muy especial, fiel al estilo nostálgico que me caracteriza. Un cordial saludo a toda la comunidad de Poemas del alma.
  • Categoría: Sin clasificar
  • Lecturas: 70
  • Usuarios favoritos de este poema: Miguel Ángel Miguélez, Manuel Valles, Annabeth Aparicio, Tommy Duque, Texi, Alberto Escobar, LUCÍA GÓMEZ.

Comentarios6

  • Miguel Ángel Miguélez

    ¡Ah!, sí... esto es tan tuyo Alejandrina... me encanta esa poesía nostálgica que se te derrama libre y caudalosa en cada verso.

    Magnífico poema, poeta. Se te echaba de menos.

    Este verso:

    "como la quietud de un látigo reposando entre las carnes."

    Una quietud inquietante, sabes que el látigo se moverá en algún momento que ignoras, se mastica ferozmente la tensión contenida... 🙂

    Un abrazo, y gracias por compartirlo.

    • Alejandrina

      Gracias a usted poeta, estaba leyendo sus sonetos, arte que todavía me queda grande, admiro su poesía, desde hace mucho. Un abrazo.

      • Miguel Ángel Miguélez

        Yo también admiro tu poesía, amiga,.

        Y sé que, con el talento único que tienes no te queda grande nada, todo lo que te propongas hacer lo convertirás en poesía, de eso estoy seguro... 🙂

      • Manuel Valles

        Excelente poema, me ha conmovido mucho, me gusta cada una de las metáforas que utilizas, Alejandrina. Esta frase me llegó al alma: "El trigo dejó tendida su ropa entre las cañas", simplemente majestuoso. Saludos, poeta.

        • Alejandrina

          Muchas gracias Manuel, es muy importante para mi su comentario, saludos desde el sur.
          Alejandrina.

        • Tommy Duque

          Ya con los primeros versos me ganaste, y los demás fueron bonificaciones...
          Gracias.
          Saludos.
          🌹🌹🌹🌹

          • Alejandrina

            Gracias Tommy es muy amable, le dejo un abrazo. Alejandrina.

          • Alberto Escobar

            Me encantas y me encanta que vuelvas, aunque lo hagas solo por navidad, como dice un comercial antiguo de la tv española. Besitos Aleja.

            • Alejandrina

              Hola amigo, gracias por tu comentario cariñoso, espero encontrar el tiempo suficiente para ponerme a día con la lectura atrasada. Un abrazo.

              • Alberto Escobar

                Otro para ti guapa.

              • Hiver

                y la soledad al final de los potreros

                es tan humana como la mía…

                Que preciosos versos...mi aleja del alma, mi humilde dueña de casa....
                Donde están los catedráticos, los eximios poetas de esta tierra, que no se detienen ante esta majestuosa poesía...
                cual es tu pecado aleja; será esta humilde condición?

                • Alejandrina

                  Quizás el egoísmo habla más fuerte que mi poesía amigo, nos sobra humildad, porque la poesía tuya es maravillosa, pero conocemos el medio.

                • LUCÍA GÓMEZ

                  Hermosos versos, poeta!!!!

                  "Me siento tan mínima sobre la ocre mialgia de las hojas;

                  mi corazón es una tinaja rebosante de recuerdos

                  y a cada paso, la muriente alfombra de la vida,

                  deja caer sus palabras sin nombre, sin palabras

                  en la desarropada cruz de los senderos."

                  • Alejandrina

                    Muchas gracias Lucía por tu comentario y por pasar a leerme. Cariños de Alejandrina.



                  Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.