Alberto Escobar

Isaías

 

Dejad de confiar en el hombre
que tiene el respiro en la nariz,
¿Qué vale? 

— Dijo Isaías.


También dijo Isaías que Judá tiene un cáncer
y hay que curarlo. 

 

 

 

Esos hombres que andan sobre la tierra,
esos hombres que temen levantar
la mirada, no sea que el sol les dañe,
esos hombres que, frente al ciento volando
prefieren uno en mano, sí, esos hombres.
Yo me reconozco entre ellos 
aunque a decir verdad a veces me dejo volar,
flexiono las rodillas un día de sol claro
y nubes tibias, y salto, vuelo y hablo con los pájaros.
Soy de esos que ven los molinos a lo lejos
y asumen que son molinos, pero con el otro ojo,
el del chacra frontal, ilusionan gigantes y acto seguido
se encasquetan la bacía de barbero, brillante de oro,
se enristran la lanza y alzan el trasero en señal 
de aventura, aqueja con el estribo a su rocinante de turno
y se estampa contra el aspa que le toca en suerte,
rotando por unos instantes como en noria de feria
y cayendo a la grama con los huesos molidos. 
Parece que el profeta veneraba al hombre ideal,
a ese que se monta en quimeras y desprecia 
lo que la vida le pone a su paso por alcanzar el sol
y despreciar por tanto lo más valioso, el amor verdadero,
ese amor que la vida —que siempre te trae lo que necesitas—
te pone a tu paso para que bebas y comas, te alimentes
para provisión y pitanza necesaria para tanto camino delante. 
Tengo ese hombre dentro, pero estoy sabiendo postergarlo.
Tengo un Quijote que me vanagloria tenerlo pero sé
incompatible con una circunstancia que exige hechos y materia. 
Soy acuario, y el acuariano dicen que gusta de idealidades,
de soñar pero volviendo a tierra para dormir, y volver a soñar
cuando repone las fuerzas. He aprendido a ver el bosque 
detrás de las filas y filas de árboles que laterales adornan
el camino y proveen sombra refrescante. 
Voy a pararme en este risco a descansar... Oigo un ruiseñor cerca. 

Ver métrica de este poema
  • Autor: Albertín (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 4 de agosto de 2022 a las 07:03
  • Comentario del autor sobre el poema: Cuando tu Quijote interior boicotea al Sancho que pisa la tierra.
  • Categoría: Espiritual
  • Lecturas:
  • Usuarios favoritos de este poema: José Luis Galarza, lacarmentere.

Comentarios4

  • José Luis Galarza

    Belleza y armonía en tu escrito querido amigo. Hay mucho equilibrio en la construcción y un remate hermoso: "He aprendido a ver el bosque
    detrás de las filas y filas de árboles que laterales adornan
    el camino y proveen sombra refrescante.
    Voy a pararme en este risco a descansar... Oigo un ruiseñor cerca. "
    Gracias por compartir querido amigo. Saludo fraterno.

    • Alberto Escobar

      Me alegro de que te guste. Sí, esa cita es una metáfora bastante precisa de lo que es la vida, un camino flanqueado de árboles tupidos, árboles que apenas te dejan ver lo que hay más allá porque un camino es una decisión, un desprenderse del resto de opciones. Un abrazo José Luis,

    • Raiza N. Jiménez E.

      Genial.
      Gracias por compartir desde el autoreconocimiento y con la sinceridad necesaria para salir ileso.De tí, siempre algo aprendo.
      Saludos, es un placer pasar por tus exultaciones poéticas.

      • Alberto Escobar

        Gracias Raiza, siempre aquí, dando tus certeras palabras a este rincón, que también es tuyo. Un abrazo amiga,

      • lacarmentere

        ..."ese que se monta en quimeras y desprecia
        lo que la vida le pone a su paso por alcanzar el sol
        y despreciar por tanto lo más valioso, el amor verdadero,
        ese amor que la vida —que siempre te trae lo que necesitas—
        te pone a tu paso para que bebas y comas, te alimentes
        para provisión y pitanza necesaria para tanto camino delante.
        Tengo ese hombre dentro, pero estoy sabiendo postergarlo."
        Ni muy muy, ni tan tan...
        Ni muy Quijote, ni tan Sancho...
        Si pudiéramos encontrar el justo equilibrio entre los sueños y la realidad...
        Un placer leer tus letras 🥰

        • Alberto Escobar

          Sí, todos tenemos un Quijote y un Sancho dentro, y de su dosis depende nuestro grado de compatibilidad con este mundo, un mundo materializado, que no entiende de quimeras. Un abrazo Tere,

        • Raiza N. Jiménez E.

          Gracias, Alberto.
          Me encanta en ti, la sensación de encontrar un libro abierto al mundo, un libro que va mostrándo sus aventuras en el acto de vivir.Un abrazo.

          • Alberto Escobar

            Me alegro mucho que me veas así. Otro abrazo para ti. No soy más que un aprendiz, un cronista de lo que navega en sus adentros.

            • Raiza N. Jiménez E.

              Hay aprendices avanzados...Son los que abrazan la vida y superan los escollos.Saludos .

            • Hay 1 comentario más



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.