El de las Rosas

Por Tus ojos

        

Desprendí de halla del cielo,
dos luceros, alumbrando el infinito
sus  destellos; piedras finas,
celosamente guardaba,
para darlos con amor
como adorno, de tu cara.


Los tome con gran cuidado,
sin dañarlos, y en un sueño
nocturnal, los escondí...
del cielo, los desprendí,
y a tu rostro, ofrendarlos.


Así me imagine, tu rostro,
adornado con estrellas,
haciendo tu cara, mas bella,
dos luceros, en tus ojos.

Ahí; postrado de hinojos,
quede ante ti, rendido,
aun, cual si fuera un bandido,
por ofrendar, a tus ojos.

Hoy; tiene tu rostro, la magia,
dos  gotas de roció,
en una fresca mañana,
con el canto, de los mirlos.

 
Ojos que, me cautivaron,
al ver tu rostro, temprano,
yo los tome, y con mis manos,
para en tu rostro, estamparlos.

 

Ojos, que dios había hecho,
y destinados para ti,
por eso, yo los cogí,
para en tu rostro, ponerlos.

Ojos verdes, como el mar,
en un fondo, de turquesa,
ojos, de gran belleza,
para tu cara, adornar.

 
Dios los tenia, en su cara,
y los guardo, para ti,
por eso; yo me atreví,
y con mis manos, bajara.

 

Ahora; tu rostro, es mas bello,
con fulgurantes, luceros,
e iluminan, sus destellos,
en la inmensidad, de tu cielo.

 

all@rjght_reserved nocturanal  a tus ojos junio 2009.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.