Zagreo

Soneto teológico I

Enorgullécete de tu fracaso,

que sugiere lo limpio de la empresa:

luz que medra en la noche, más espesa

hace la sombra, y más durable acaso.

 

No quiso Dios que dieras ese paso,

y ya del solo intento bien le pesa;

que tropezaras y cayeras, ésa

es justicia de Dios: no le hagas caso.

 

¿Por lo que triunfo y lo que logro, ciego,

me nombras y me amas?: yo me niego,

y en ese espejo no me reconozco.

 

Yo soy el acto de quebrar la esencia:

yo soy el que no soy. Yo no conozco

más modo de virtud que la impotencia.

Comentarios7

  • Karlatissa

    Profundas palabras que llegan al interior...

  • Faeton

    Es el primer poema que te leo, y un soneto, nada menos. La rima de los tercetos es curiosa. Tiene algunos endecasílabos sáficos. Parece, según señalas, que la autoría es de Agustín García Calvo. El mensaje me ha parecido muy humano. Los últimos versos llegan.

    Saludos, Zagreo.

  • gerardo villalobos

    No es facil hacer un soneto manteniendo excelente semantica, tiene aires a De quevedo. Excelente, muy bueno

  • Johnnis

    Muy buen soneto.

  • Nataly Echeverri

    Muy buen soneto... nada mas tengo para decir...
    Até logo

  • luz

    Excelente!...felicitaciones por el soneto, poema inagural; espero disfrutar de mucho más. Cálidos saludos

  • Maria L

    Fuerte, decisivo, rompedor de estructuras..deja pensando. Me agrada eso. Recibe mi saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.