Ben-.

Fijación-.

Reitero lo dicho, penumbras,

casi impúberes, donde habitaban

lunas y camellos en idéntica sucesión.

Me falta un apoyo, un palio terrible,

sobre la tierra exacta. Nombras

la luz con energías frías y, en lo

mencionado, acabas con humedades

y toses abarrotadas. Me conmueve

el pecho, la larga agonía del insecto;

nubes magnéticas que articulan sus alas

deslizantes. Derrotadas torres

buscan la perforación de la transferencia.

Exiges el tributo, la enagua tirada sobre

las camas atribuibles, y en lo oscuro,

flamea tu endurecida piel casquivana.

Rayos de decadencia penetran la sala,

donde habitaciones y cuerpos tendidos,

pintan las cabeceras con enorme orgullo,

con proféticas pinceladas, brazos sin flacidez,

sin fragilidad ninguna: todo, en la estancia,

se llena de luz, como un escombro concluido

por las masas.

 

 

©®

Comentarios3

  • AnnaSerena28

    Bello escrito.
    Saludos.

    • Ben-.

      Muchas gracias Anna, ayer apenas si pude responder, un abrazo!!

    • alicia perez hernandez

      siempre es interesante pasar a disfrutar de tu ARTE poético.
      saludos poeta y amigo Ben

      • Ben-.

        Gracias Alicia, un fuerte abrazo!

      • Anton C. Faya

        Abrazo Ben... muy en tu estilo y muy bueno...

        • Ben-.

          Gracias Anton, un abrazo!



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.