Alberto Escobar

Tejo y destejo

 

Así les dije y su ánimo generoso se dejó persuadir. 
Desde aquel instante pasábame el día labrando la
gran tela, y por la noche, tan luego como me alumbraba
con las antorchas, deshacía lo tejido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Tejiendo y destejiendo, 
así paso el día.
Comiendo y descomiendo,
mintiendo y desmintiendo
cada palabra, cada gesto.
Así paso la noche,
viendo y desviendo
la bazofia que se mueve
sobre una superficie pixelada,
asomando y desasomando
el cuerpo por la ventana,
que en ocasiones me pide
un suicidio colectivo,
un desplomarse contra los andamios
que pueblan las calles ya a principios
de este verano, que se espera lluvioso
y tenebroso y aún caluroso como terma
de Caracalla.
Así paso la tarde, recordando la mañana,
dejándome nutrir por capitulaciones
que el ciclo circadiano me aconseja;
me agarro a un libro, a dos o tres
—de los que leo solo fragmentos, como
ya apunté en pasadas ediciones.
El paso que más me lastima 
es el del nacimiento de lo vespertino,
cuando la tarde pierde su calidez
amarilla y se agosta como naranja
a la intemperie, como sonrisa sin espejo. 
Tejiendo y destejiendo, enhebrando libertades,
entaponando ceras y oídos sordos, un Ulises
perdido y desbrozado de ilusiones, garbanzo
remojado y a punto de cazuela. 

Comentarios2

  • alicia perez hernandez

    El paso que más me lastima
    es el del nacimiento de lo vespertino,
    cuando la tarde pierde su calidez
    amarilla y se agosta como naranja
    a la intemperie, como sonrisa sin espejo.
    Tejiendo y destejiendo, enhebrando libertades,
    entaponando ceras y oídos sordos, un Ulises
    perdido y desbrozado de ilusiones, garbanzo
    remojado y a punto de cazuela.
    .................
    Hermosos versos tejidos con tu ARTE poético.
    saludos poeta

    • Alberto Escobar

      Gracias por tus palabras Alicia. Esto es lo que me ha salido en este golpe. Un abrazo

    • Alejandrina

      Hola amigo tanto tiempo, de pronto me ha llamado este portal y su abundancia de poetas, espero poder leer a varios buenos amigos..
      Mas que soledad en tu poema yo veo un aburrimiento máximo, desgano, desmotivación.
      Te dejo un cordial saludo.

      • Alberto Escobar

        Me encanta sentirte de nuevo querida Alejandrina. Te mando todos los besos y abrazos que ahora tengo.

        • Alejandrina

          Qué motivante es leer un comentario tan entusiasta. Por ahí dejé un par de notas
          Saludos cariñosos de Aleja.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.