Eduh Siqueiros

EL SORTILEGIO DE TUS LABIOS



Mi consistencia mustia
halló la fuente de su reverdecimiento.
Prados enteros de mis flores
emergen sobre tu piel.
Las crisálidas han roto sus corazas
y miles de alas coloridas de par en par
seducen a tu nerviosismo.
Soy un guardián, ávido de hallar
el sortilegio de tus labios
para proseguir en este combate
contra los Ángeles caídos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.