Eduh Siqueiros

PARA NO MORIR



Mis manos le platican a tu piel
cosas que el universo calla
y cantan mis ojos a tus ojos
los silencios de la vida.
Nuestra historia danza
al compás de nuestros corazones
y se abrazan nuestras azules sonrisas.
Los "hasta siempre" de nuestros labios
se desatan y asumimos corazas
para no llorar.
Basta esta coincidencia
para eternizar nuestras luces
y esta conexión para unificar
nuestros sueños.
Me bastas tú y te basto yo
-nos bastamos- para no morir.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.