Nacho Rey

JUEGO DE HAMBRE


AVISO DE AUSENCIA DE Nacho Rey
SI POESÍAS QUIERES LEER,
EN ELLA TE DEBES VER.

 

 Fijarse en el detalle cuando el que pasa hambre

sus lágrimas son lluvia y dolor exclama.

Cada gramo es importante cuando da calambre

el cuerpo frágil y débil.Se enciende la llama.

 

 La que llama a ese río de piedad y quimera,

no dormir para no morir en el cemento.

O espiar para acabar muriendo en la bandera

de la indiferencia: contraseña del fallecimiento.

 

 No es juego de hambre ni viento querido;

ni diente engordado por pan de hartura.

No.Pobre sus pensamientos como herido

por la Muerte quererlo en su envoltura.

 

 Uno deja de ser humano para ser fantasma.

Una criatura a falta de abundancia.

Su vida se malgasta y nada le entusiasma:

no se entiende la vida pues brilla,la petulancia.

Comentarios4

  • María Isis

    Es muy triste porque con todo lo que vivimos ahora hay más mendigos, y gente que pasa hambre...son juegos letales estos.
    También es verdad los ''fantasmas'' de dos patas existen, demasiados por el mundo van pululando.
    Un bon diumenge et desitjo.

    • Nacho Rey

      Gracias igualmente.

      • María Isis

        Bona setmana.

      • Paco Jose Gonzalez

        Bravo, Nacho.

        • Nacho Rey

          Gracias Paco.

        • MARIA DOLLY MONTES TANGARIFE -DOMOTA

          A los gobiernos del mundo no les interesa desterrar el hambre, entre más hambre tengan los pobres, menos se movilizaran y menos reclamarán porque ya se agotaon sus fuerzas; el caso de tremendas hambrunas en Africa, hoy la viven montones de paises donde la neopolítica enriquece más al rico y empobrece más al pobre, con el disfraz de democracias infames, que solo hacen apretar más el bolsillo de los pobres y llenar los bolsillos de los poderosos, Triste panorama, pero, completamente cierto,

          Bienvenido Nacho Rey

          • Nacho Rey

            El pueblo (con el ejemplo de Gandhi) tiene el poder,pero no hacemos nada.Gracias Maria.

          • Hermes Antonio Varillas Labrador

            Triste realidad amigo Nacho Rey que muchos prefieren ignorar o asumir una actitud de apatía e indiferencia. Mucha tela que cortar acerca de este tema.

            Una vez escribí una frase que me sabe ahora a muy amarga queja en mi senil experiencia como docente.

            Nunca pensé que me golpearía como efectivo boomerang en mi desdén por la incoherencia que abunda en el ser humano... cuando la escribí...

            "No se puede hablar con verdadera elocuencia, sin tener pruebas o testimonios contundentes. Dejemos de ser hipócritas, para poder decir que sabemos lo que es hambre hay que haberla padecido o estarla aún sufriendo en carne propia".

            En mi Venezuela se replican escenas terribles de lo que se vive en países como Biafra, aunque muchos no lo crean.

            He emprendido desde hace varios años una campaña de ayuda al menos a mis casi 50 churumbeles que me acompañan en mi proyecto: #FormandoCiudadanía & #ElArcoIrisDeLosNiños, pero muchos no lo creen, suponen que es una estafa.

            Desde que estoy en este ameno Portal solo he contado con la solidaridad de uno o dos poetas que me apoyan adquiriendo mis libros que no son gran cosa, pero que ofrece una perspectiva desde una poesía sin ambición de fama ni enriquecimiento.

            Saludos cordiales desde mi vapuleada Venezuela.

            • Nacho Rey

              Espero,con la mano en el corazón,que Venezuela vuelva a la democracia y haya más riqueza.Lo necesita,y desde Barcelona y el resto de España nos duele la situación de tu país.Te ayudaría económicamente,pero estoy en paro desde ya hace tiempo y por desgracia no puedo ayudarte,pero me gustaría.Un fuerte abrazo desde España.

              • Hermes Antonio Varillas Labrador

                Gracias por vuestra buena intención y palabras de buen augurio...

                Cabe acá parafrasear lo dijo el eximio Don Miguel de Cervantes:

                En todas partes se cuecen habas, pero en tu casa y en la mía se cuecen a calderadas...



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.