Jorge Horacio Richino

INÚTIL ATADURA


AVISO DE AUSENCIA DE Jorge Horacio Richino
"Que la tierra se vaya haciendo camino ante tus pasos, que el viento sople siempre a tus espaldas, que el sol brille cálido sobre tu cara, que la lluvia caiga suavemente sobre tus campos y, hasta tanto volvamos a encontrarnos, que Dios te guarde en la palma de su mano".

 

 

Se hizo silencio tu voz

y tu calor trocó en hielo,

cuando cegada y feroz

te marchaste de mi cielo;

y viví un instante atroz.

 

Siguió oscuridad de velo

frente a dicha circunstancia,

y me abracé al desconsuelo

al perderse tu fragancia;

que en ocasiones anhelo.

 

No se si fue intolerancia

o un capricho del destino,

mas voy a dejar constancia

que me comporté con tino;

sin exhibir arrogancia.

 

Fui en tu vida un peregrino

que pasó cual simple historia,

sin huellas en tu camino

y tampoco en tu memoria;

simplemente fui un espino.

 

Tal vez hoy cante victoria

porque rompiste el contrato,

ahora si estoy en la gloria

sin la cruz de tu maltrato;

 y el veneno de tu escoria.

 

 

 

 

Jorge Horacio Richino

Copyright

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.