Pérez Pablo

Tu poema

Benedetti me enseñó a dedicarte mi insomnio. 

Sastre me demostró qué en el amor quien gana no siempre llega de primero. 

Neruda me aconsejo qué dejara que me quites mi pan y mi aire, pero no tu sonrisa.

Paz me contó un secreto, "Cada poema es único".

 

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.